Albóndigas con sepia en su tinta

Necesitarás estos

Ingredientes

1 litro de Caldo para arroz negro Aneto

36 pelotillas (caseras)

1 cebolla

1 pimiento verde

1 pimiento rojo

150 gr de guisantes

4 sepias medianas

Aceite de oliva

Sal y pimienta

Elaboración

Paso a paso

1
Lo primero que vamos a hacer para elaborar nuestra receta será cortar la cebolla en brunoise. Pondremos un poco de aceite en una cazuela y dejaremos que se poche lentamente. Mientras, cortaremos los pimientos a trocitos pequeñitos.
2
Una vez tengamos la cebolla un poco tierna añadiremos los pimientos y dejaremos que continúen haciéndose lentamente. A parte, pondremos una sartén con dos dedos de aceite y freiremos las pelotillas y las reservaremos en una bandeja con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
3
Una vez tengamos las verduras bien caramelizadas (con ese color marrón tan característico) ya las tendremos listas para el próximo paso. Para conseguir un gusto más subido o más fuerte añadir un poco de vino blanco y dejar que evapore el alcohol. Seguidamente añadimos un litro de caldo para arroz negro Aneto a fuego fuerte, hasta que arranque a hervir. Una vez lo tengamos hirviendo a tope, añadiremos las pelotillas de carne, bajaremos el fuego al mínimo y dejaremos cocer durante unos 40 minutos aproximadamente.
4
Mientras hierven las pelotillas, pondremos un cazo con agua a hervir un puñadito de sal y añadiremos los guisantes. Los dejaremos cocer hasta que estén cocidos. Para que nos queden con un color verde muy intenso y al dente los sacamos del agua hirviendo y los ponemos en agua con hielo. Así cortamos la cocción de repente y mantenemos todas las propiedades del guisante intactas.
5
Una vez tengamos todo cocido es hora de montar nuestro plato. Pondremos una paella a fuego fuerte con un poquito de aceite y cocinaremos las cuatro sepias. Una vez listas utilizaremos estas sepias como la propia cazuela donde pondremos dentro de ellas las pelotillas con su salsa. Y para rematar el plato pondremos los guisantes por encima para dar un toque de color. ¡Recordar siempre que también comemos por la vista! ¡Buen provecho!

Recetas relacionadas

<